Cargando...

Cargando...

Cargando...

Por favor, selecciona un género para comprar

Por favor, selecciona un gender para comprar.

Bienvenid@ a Farfetch, accede o regístrate
 

 

Texto: Jessica Aureli, traducido por Ariana Guevara Gómez

 

Comprar ahora

 

Beth y Tessa MacGraw quieren devolverle el espíritu alegre a la moda. Y gracias a sus estampados divertidos y a su actitud sonriente en las pasarelas, parece que realmente se van a salir con la suya

Nos encontramos con este dúo, establecido en Sydney, durante su estadía de una semana en París, y conversamos con ellas sobre el International Woolmark Prize, sobre la dinámica del trabajo entre hermanas y sobre las razones por las que Dame Natalie Massenet piensa que están haciendo los sueños realidad.

 

 

 

 

Sobre la creación de su propia marca

Beth: “Ambas somos creativas, y como somos hermanas y crecimos juntas, ya sabíamos que este era el sueño. Hacíamos diseños para nuestras muñecas y para nosotras mismas, y después lo llevamos a la vida real. Nuestra mamá fue también una gran influencia: aprendimos de ella el arte de vestir bien y la costura a mano. Se podría decir que estuvimos en entrenamiento durante mucho tiempo”.

Tessa: “Tener macgraw siempre fue la meta más anhelada. Siempre quisimos dejar una huella. Me encanta que podamos contar una historia a través de la moda. Quizás por eso nos atrae tanto la creación de los shows de pasarela. Nos apasiona concebir el mundo macgraw para después darle vida”.

 

 

Sobre los comienzos

T: “Al principio era difícil encontrar las telas que nos gustaban. Creo que por eso, después de nuestras primeras temporadas, decidimos que era el momento de elaborar nuestros propios estampados y telas. Nos dimos cuenta de que es necesario empezar a crear colecciones y conseguir diferenciarnos en el mercado”.

B: “Durante los primeros años, ambas teníamos otros trabajos en paralelo. Nuestra sede principal era la sala de la casa. Preparamos la primera Fashion Week en casa: organizamos todas nuestras reuniones de planificación, los castings y las pruebas en la sala. Ahora tenemos un estudio y realmente extraño todo aquello (quizás nuestros vecinos no piensen así)”.

 

 

Sobre su colección para la OI17

B: “Se inspiró en la actinotus helianthi, una flor de color rosa que se da en los montes de Sydney. Quisimos crear una colección que mostrara su viaje hacia el florecimiento, que es en realidad una historia silvestre. La flor no se ve con frecuencia, y se requiere de condiciones muy específicas para que germine. Se cree que las semillas necesitan fuego y humo de los incendios forestales, seguido de una lluvia excesiva para poder crecer. También se dice que estas semillas pueden estar latentes durante 100 años, mientras se dan las condiciones necesarias. La naturaleza es demasiado mágica”.

 

 

Sobre la dinámica de trabajo con tu hermana

B: “Es maravilloso, pero tampoco voy a mentir: a veces puede ser difícil. Pasamos muchísimo tiempo juntas y la mayor parte de esos momentos estamos bajo presión. Lo que sí sé es que nos sentimos seguras, porque siempre nos tendremos la una a la otra. No cambiaría esta experiencia por nada del mundo”.

T: “Realmente nos llevamos muy bien, cosa que a mucha gente le cuesta creer. No hay que preocuparse, a veces nos enfrentamos, pero está bien que podamos ser honestas la una con la otra: eso significa que no perdemos mucho tiempo. Vamos directo al grano, tal como a mí me gusta”.

 

Sobre su participación en el International Woolmark Prize

T: “El Woolmark fue algo verdaderamente desafiante. Creo que lo más difícil fue mantener nuestro negocio al mismo tiempo. La competencia nos catapultó como diseñadoras, y pienso que ahora somos mejores gracias a eso. Creo que los retos siempre son buenos”.

 

 

 

Sobre la creación de su encaje de lana merina australiana

B: “Le dedicamos mucho tiempo a la creación de este encaje con nuestro proveedor de Suiza. Pero fue algo que nos encantó. Fue un proceso de ensayo y error, pues queríamos usar una fibra muy fina, pero que tampoco fuese tan delgada que se rompiera en el proceso. Al final lo conseguimos y lo presentamos al panel de Woolmark durante la Paris Haute Couture Week en marzo. Natalie Massenet, directora del British Fashion Council y jurado del premio, dijo después a Vogue.com: ‘Desarrollaron una manera completamente nueva de producción de lana. Gracias a macgraw, podremos usar encaje en invierno sin sentir frío. Para una chica, eso es un sueño hecho realidad’”.

 

Comprar ahora