Cargando...

Cargando...

Cargando...

Por favor, selecciona un género para comprar

Por favor, selecciona un gender para comprar.

El terciopelo, el hito de esta temporada desde sus inicios

 

Si preguntamos cuál es el tejido estrella de la temporada, no puede haber ninguna duda al respecto: el terciopelo es, sin discusión alguna, el rey de las colecciones para este otoño/invierno 2016. Pasando de vestirse en las ocasiones más regias y elegantes a ocupar nuestro vestidor de diario, podemos encontrarlo en prendas de todo tipo, desde un top terciopelo lencero hasta vestidos de noche y bolsos bandolera. 

 

Sin embargo, no es ninguna novedad. Esta tela de tacto velludo, con pelo corto y denso, y distintiva suavidad se lleva utilizando desde finales del siglo XIII con un origen que nos lleva al Lejano Oriente, a pesar de que hay indicios de que tejidos muy similares ya eran utilizados por los antiguos faraones egipcios. Con un glamour que recuerda a los 90 y la versatilidad de una prenda de rabiosa actualidad, la revolución de terciopelo ha llegado y no habrá armario que se resista a acoger una prenda de este tejido en esta temporada.

 

Terciopelo azul

 

Parece que es la clave de la temporada: el terciopelo azul, sobre todo en sus tonalidades más oscuras, se ha hecho con el poder de este tejido y está copando los titulares de cada artículo dedicado a esta tendencia.

 

Diane Kruger o Cara Delevingne lo han llevado en forma de chaquetas ajustadas con doble abotonadura, a modo de vestido; Alexa Chung es una apasionada total del tejido, habiéndolo lucido en vestidos con cut-outs, y la modelo Marina Jamieson, entre otras, ha sido una de las celebrities patrias que se han apuntado a este look para sus apariciones en la alfombra roja.

 

Velvet a tus pies

 

De verano a invierno, y para planes de pleno día hasta la madrugada, hay tantos zapatos terciopelo que se han adaptado a este tejido como podamos imaginar. Las bailarinas de terciopelo o con apliques de esta tela como material predominante son una de las grandes protagonistas de la temporada. Desde el modelo clásico gatuno de Charlotte Olympia, pasando por los de estilo deportivo de Michael Kors o Marc Jacobs, hasta los botines planos de estilo militar de Alexander McQueen, las propuestas de día son muy variadas.

 

Para la noche, Jimmy Choo es una de las marcas que más firmemente ha apostado por los zapatos en este material, ofreciendo una gama de opciones que van desde el stiletto hasta la sandalia o el botín peep toe. Las propuestas de Saint Laurent pasan por un zapato más agresivo, con tacón y tiras anchas, pero igualmente atractivo. El calzado se ha adaptado perfectamente a este tejido en todas sus formas y colores, para responder así a cualquier tipo de gusto y estilo.

 

Suaves complementos

 

Y no solo nos quedamos en los pies. Desde la cabeza, el terciopelo ha sabido transformarse y reconvertirse para que no falte detalle alguno. Diversas firmas nos proponen diademas, orejeras e incluso gorros, como los de Piers Atkinson. Las gafas de Italia Independent son, por ejemplo, una apuesta por el terciopelo más allá de las típicas prendas de vestir, ofreciendo modelos con divertidas monturas recubiertas de esta tela y cargadas de personalidad.

 

En complementos, por tanto, todo lo que podamos imaginar se nos queda corto. Los bolsos, por supuesto, se unen a la revolución de terciopelo (no hay que olvidar la maravillosa selección de Chanel Vintage que podemos encontrar con este tejido), en todas sus vertientes: desde pequeñas bandoleras de fiesta hasta un tote gigante de See by Chloé o una mochila de Moschino.

 

Looks aterciopelados

 

¿Quién dijo que el terciopelo está vetado para los total looks? Nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que hay que tener cuidado con los estampados o colores excesivamente estridentes, este tejido nos va a dar mucho juego, sea cual sea la ocasión para la que decidamos vestirlo.

 

Para las grandes ocasiones, no podemos olvidar modelos de impacto como el vestido de terciopelo negro firmado por Versace que Angelina Jolie luciera en los Oscars de 2012, o el vestido terciopelo burdeos que Úrsula Corberó llevó en los Goya de 2016. Los dos son prueba de que, incluso añadiendo un zapato del mismo tejido al look, siempre que sea un color discreto, no hay problema de caer en redundancias.

 

Para el día a día, esta temporada se nos abre todo un abanico de posibilidades. Un traje sastre de chaqueta y pantalón con tela de terciopelo, un conjunto de camisa y falda midi, o una sudadera de corte fluido con un pantalón culotte son combinaciones ganadoras.

 

Terciopelo rojo, azul o negro, en pantalones, zapatos, cinturones, sombreros o complementos de todo tipo: el terciopelo está viviendo este año su revival más triunfal y, como pasara con tendencias pasadas que ya vivieron un boom en temporadas anteriores, parece que, esta vez, ha vuelto para quedarse.